La metáfora de la libélula

Ilustración libelula

Me gustaría empezar este post con un tema que me apasiona desde hace años, y creo que tiene mucho sentido en estos tiempos de incertidumbre, y es: cómo percibir e interpretar el mundo que nos rodea. Es decir, ¿es tan real la objetividad cómo nos la han presentado? o ¿existe un campo abierto de posibilidades donde nosotros mismos creamos nuestra realidad a partir de nuestra subjetividad?

El mundo en el que vivimos está empaquetado, enriquecido hasta cierto punto por las categorías culturales que nos rodean y por todo lo que vamos aprendiendo y memorizando en el transcurso de nuestras vidas.

La vida, en su esencia, es el discurso narrativo que nos vamos contando mientras nos ocurren cosas, vivencias, encuentros, relaciones, etc, por lo tanto, según las historias que nos vamos contando y el significado que atribuimos a nuestras experiencias personales, nos va pasando la vida.

Por ello decidí utilizar la metáfora de la libélula para este proyecto en el que estoy poniendo toda mi ilusión: Libélula Craft: un estudio/taller creativo donde arte, ilustración y diseño, van de la mano. Y es que las libélulas tienen uno de los ojos más asombrosos del mundo animal: tienen el poder de percibir con un ángulo de visión de 360 grados completos; estos pequeños animales son seres magníficos, por sus facultades perceptivas. Sus ojos están formados por 30.000 lentes visuales, cada una de las cuales contiene un cristalino y una serie de células sensitivas a la luz. Su visión es excelente; pueden detectar colores y luz polarizada, y son particularmente sensibles al movimiento.

Algunas especies de libélulas que cazan al anochecer pueden ver perfectamente en condiciones de baja iluminación, cuando los humanos apenas podemos distinguir alguna cosa. ¡Su visión es espectacular!

Y eso es lo que pretendo con este proyecto, intentar salir de los esquemas preestablecidos y ampliar la capacidad de percepción: inventar mundos nuevos para vivir, mundos posibles, que tengan en cuenta la autenticidad y humanidad de las personas, a través de la creatividad.

La acción y creación se caracteriza por ser generativa o por dar (en el sentido más amplio de la palabra); dar vida, crear nuevas ideas, otorgar conscientemente nuevos significados, contribuir, para ceder al poder de los contextos y las relaciones.

Mi intención es llegar a percibir el mundo tan sagazmente como las libélulas, volar entre los recovecos de la visión y percibir mundos que jamás habíamos imaginado. Este es el momento de sobrevolar los confines de la imaginación y sorprendernos de nuestro propio ingenio para inventar y construir nuevos enfoques a todo lo que vemos, y para ser más conscientes del mundo que nos rodea.

Ya que todo ya está inventado, más vale que inventemos nuevas historias y nuevos marcos de referencia que tengan un sentido humano, mejorando así nuestra calidad de vida y la de los demás.

Texto original: Gloria Barba Esparcia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *