MENU

Inicio

Si te comparas, te destruyes

Por favor, no te compares. Siempre hemos tenido la mala costumbre de compararnos con los demás, de ser más, de ser menos, de hacer mejor, de hacer peor… Pero no se trata de eso, las personas no se pueden comparar, ya que algo que es único, un ser que es irrepetible, ¿cómo es posible comparar?. Es igual que si comparamos un árbol y una flor, son cualitativamente distintos, no hay manera de decir cual de ellas es mejor, ni peor, sino que son únicas. E igual que las personas, nuestro valor es único, y si las comparamos, hacemos ese valor variable en función de dónde nos coloquemos. No hay que situarse ni por arriba, ni por abajo de los demás, cada cual tenemos nuestro lugar en el mundo, nuestras cualidades, nuestros defectos y cuestiones que mejorar, pero no existe nadie mejor, ni peor, sino distintas formas de expresión. Las miradas, las sonrisas, los sentimientos, complicidades, en definitiva, lo que transmitimos a los demás, eso es verdaderamente la expresión de tu particularidad, es lo que tú regalas al mundo, y eso nunca se podrá repetir, por lo que nunca se podrá comparar con todo lo demás. Así que, lo dicho, nunca […]
Read More ›